Novedad

Facultad de Ciencias VETERINARIAS

"Antes y ahora, nos une el amor por la profesión veterinaria", destacó Nélida Gómez

El lunes 12 de noviembre tuvo lugar en la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UBA la celebración de las Bodas de Oro de sus egresados de la Promoción 1968.

El encuentro fue presidido por la vicedecana de la Facultad, doctora Nélida Gómez, la secretaria de Ciencia y Técnica, doctora María Laura Fischman, y el director de la Escuela de Graduados, doctor Luis Ambros.

Isidro Molfese habló en representación de los egresados y dijo: “Esto me hace acordar a mi primer año de estudio cuando en la cátedra de Anatomía decidieron nombrar un delegado del curso y me referenciaron sin conocerme”.

Evocó su paso por la Facultad señalando que “fue una etapa inolvidable de la vida. Conocimiento, amistad, amor, respeto, compañerismo, toda una formación de vida; nuestro agradecimiento a nuestra querida Facultad por habernos formado profesionalmente en una disciplina tan noble cómo la Medicina Veterinaria”, expresó Molfese.

Al recordar los viajes impulsados por las cátedras para facilitarles el contacto con el medio rural, el ex alumno reflexionó sobre el significado de ser médico veterinario. “Es oír los maullidos, los mugidos, los balidos, los relinchos, cacareos y ladridos, y saber interpretarlos y entenderlos para la decisión acertada. Es gustar de la tierra mojada, del campo, del monte, de los espacios abiertos, de lluvia y luz. Es aproximarse a los instintos, ganar amigos de pelos y plumas que jamás te van a decepcionar, y manejar valores un poco olvidados en nuestros tiempos”.

En nombre de los egresados de su promoción presentes, Molfese valoró la posibilidad de reencontrarse con sus ex compañeros, y agradeció especialmente a las autoridades actuales, “y en el recuerdo a todos quienes nos precedieron y acompañaron en el camino”.

Tanto él como la vicedecana Nélida Gómez agradecieron al doctor Carlos Kistermann, quien contribuyó a ubicar a muchos de egresados, facilitando la realización del encuentro.

La doctora Nélida Gómez, por su parte, recordó diferentes aspectos de la Facultad en los años 60. Entre ellos, la particularidad de que el entonces decano, Gino Tomé, era agrónomo, al igual que la mayor parte de los integrantes del Consejo académico de entonces. Marcó el contrate con la actual gestión, en la que el Consejo Directivo está formado mayoritariamente por veterinarios.

“También cambió la cantidad de contenido que se incorporó a la Carrera, aumentó el número de alumnos y se modificó la composición de la población estudiantil, antes integrada de manera prioritaria por hombres, mientras que hoy las mujeres representan el 79% de la matricula”, indicó Gómez.

Más allá de esos contrastes, “antes y ahora nos une el amor por la profesión veterinaria”, destacó Nélida Gómez, y agregó: “Me emociona ver hoy, evocando recuerdos y anécdotas, a los colegas que se recibieron hace 50 años”.

Para cerrar el acto manifestó el compromiso asumido por la actual gestión −encabezada por el decano, doctor Alejo Pérez Carrera− de avanzar con mucho empuje, y con nuevos desafíos. “En esa dirección, consideramos indispensable reconocer nuestras raíces, respetarlas y valorarlas. Por eso les agradecemos a todos los egresados su presencia hoy en este acto”, concluyó.