Volver

 

 
 
Cátedra de Virología
 
     
  Parvovirus Canino Tipo 2C  
 

 


El parvovirus canino tipo 2 (CPV-2) fue conocido en los finales de los años 70 por una pandemia que afecto principalmente a cachorros con un cuadro de gastroenteritis hemorrágica y miocarditis. Los datos de secuenciación obtenidos en ese momento probaron que, interesantemente, el virus estaba estrechamente emparentado con el virus de la panleucopenia felina  y que muy pocas mutaciones a nivel de la proteína estructural VP2  habían conferido a este virus la habilidad de infectar caninos, probablemente después de periodos de adaptación en visones y mapaches.
Durante los años 80, el CPV-2  fue reemplazado por otras variantes antigénicas denominadas CPV-2a y CPV-2b  las cuales difieren entre ellas en solo un aminoácido. El CPV ha continuado evolucionando y una nueva variante ha sido descrita recientemente  en Europa , denominada CPV-2c. La misma ya ha sido identificada en otros continentes. Esta variante tiene un cambio aminoácido característico en la posición 426 de la VP2 y antigénicamente es solo parcialmente neutralizada in vitro por sueros de animales inmunizados con CPV-2, CPV-2a y CPV-2b.  Sin embargo, experiencias in vivo con perros inmunizados con una vacuna a base de CPV-2 atenuado mostro una protección adecuada contra el desafío con CPV-2ª , b y c.
Esto es significativo ya que la mayoría de las vacunas contra CPV en el mercado están basadas en CPV-2 atenuado. Asimismo, se ha hallado que títulos inhibidores de la hemoaglutinación (IHA) no correlacionan con los hallados por seroneutralización. A asimismo, se han detectado CVP2c en animales adultos con múltiples vacunaciones.
El diagnostico de parvovirosis puede realizarse por detección de las partículas virales en hisopados rectales o contenido intestinal. En muchos lugares, microscopia electrónica de materia fecal sigue siendo una alternativa aunque la misma no diferencia entre virus salvaje y vacunal . Esta diferenciación es relevante ya que las vacunas atenuadas existentes hoy en el mercado pueden también ser liberados en materia fecal.  De la misma manera, tests como la IHA o el ELISA en fase solida de material fecal tampoco discrimina entre vacunal y salvaje.
La técnica de PCR (Reacción en cadena de la Polimerasa) es ampliamente utilizada en el campo de diagnostico viral y  está basada en la amplificación de una región conocida del genoma de un virus, reacción que es luego visualizada en un gel. La PCR se utiliza para el diagnostico de CPV-2 mediante la amplificación de una región del gen de la VP2. Desafortunadamente, no existe una banco de secuencias genómicas completas de CPV-2 vacunales a fin de hallar regiones que solo permitan la amplificación de cepas salvajes o vacunales según el interés. Tampoco la secuenciación de la región amplificada permite tal diferenciación  aunque  si permite determinar si es CPV-2 a , b o c. En el último caso, la determinación de CPV2-c  indica la presencia de una cepa de campo ya que no existen vacunas por el momento que contengan esta cepa. Tambien se ha probado que el cambio aminoacidico presente en CPV-2c modifica el perfil de restricción enzimática del fragmento amplificado permitiendo su diferenciación de CPV-2 a y b.

El Area de virología esta realizando diagnostico de CPV-2c  por PCR y posterior secuenciación / restricción enzimática. Las muestras pueden ser hisopados rectales o  raspaje  de mucosa intestinal. Mas información  llamar al Área (45248484)

 

 

 

 

 

 

 
         
 

Informes: Área de Virología
Av. Chorroarín 280 - Facultad de Ciencias Veterinarias - UBA
Tel/Fax: (54-11) 4524-8484
Servicio de Diagnóstico Molecular Comunicarse a Servicios a Terceros teléfono: 4524 8445
e-mail: virologia@fvet.uba.ar

 
 
  Facultad de Ciencias Veterinarias - UBA // Av. Chorroarín 280 - C1427CWO - Buenos Aires - Argentina // Conmutador: (54-11) 4524-8400